Saltar al contenido
Supervitaminas

Alanina

beta alanina

La alanina, o L-alanina, es un aminoácido que ayuda al cuerpo a convertir la glucosa simple del azúcar en energía y eliminar el exceso de toxinas del hígado. Se ha demostrado que la alanina ayuda a proteger las células de ser dañadas durante la actividad aeróbica intensa, cuando el cuerpo canibaliza la proteína muscular para ayudar a producir energía. 

La alanina es crucial para preservar los niveles equilibrados de nitrógeno y glucosa en el cuerpo, lo cual se hace a través de una serie de acciones químicas llamadas el ciclo de la alanina. Durante el ciclo de alanina, cualquier exceso de aminoácidos (proteínas) en las células o tejidos se transfiere a una molécula receptora llamada piruvato, que se produce por la descomposición de la glucosa.

El piruvato se convierte en alanina y se transfiere al hígado. El hígado extrae nitrógeno de la alanina y lo convierte en piruvato, que puede ser utilizado para producir más glucosa. Cualquier exceso de nitrógeno se convierte en urea y se expulsa del cuerpo durante la micción. Este ciclo, glucosa-piruvato-alanina-piruvato-glucosa, ayuda a suministrar al cuerpo la energía que necesita para mantener la vida celular. También asegura que un suministro constante de piruvato esté disponible para permitir la síntesis de glucosa y aminoácidos en el cuerpo.

formula alanina
Fórmula de la alanina.

Funciones de la alanina 

La alanina desempeña un papel clave en el mantenimiento de los niveles de glucosa y, por lo tanto, en el suministro de energía en el cuerpo. El virus de Epstein-Barr y el síndrome de fatiga crónica se han relacionado con niveles excesivos de alanina y niveles bajos de tirosina y fenilalanina. También puede ayudar a regular el azúcar en la sangre. La investigación ha encontrado que para las personas con diabetes insulinodependiente, tomar una dosis oral de L-alanina previene eficazmente la hipoglucemia nocturna. 

La alanina es un aminoácido no esencial, lo que significa que un cuerpo sano es capaz de fabricar su propio suministro de esta sustancia. Sin embargo, todos los aminoácidos pueden llegar a ser esenciales (requiriendo suplementos dietéticos) si el cuerpo es por alguna razón incapaz de producirlos.

Las personas con dietas bajas en proteínas o trastornos alimenticios, afecciones genéticas que causan los Trastornos del Ciclo de la Urea (DCU) o enfermedades hepáticas, diabetes pueden necesitar tomar suplementos de alanina para evitar una deficiencia. Se han encontrado niveles bajos de alanina en pacientes con hipoglucemia, diabetes y hepatitis; en este momento no se sabe si la deficiencia de alanina es la causa o el resultado de estas enfermedades. El cuerpo debe tener alanina para procesar las vitaminas B tan necesarias para una buena salud, especialmente la vitamina B5 (ácido pantoténico) y la vitamina B6 (piridoxina)

Debido a que el líquido en la glándula prostática contiene alanina, se ha teorizado que este aminoácido puede ayudar a tratar la hiperplasia prostática benigna (HPB), una afección en la cual la próstata se agranda y causa malestar al orinar. En un estudio, los participantes con HPB tomaron 780 miligramos de alanina, glicina y ácido glutámico por día durante dos semanas, luego 390 miligramos de estos tres aminoácidos durante los siguientes dos meses y medio, y vieron una reducción significativa en los síntomas. 

La alanina desempeña un papel clave en el mantenimiento de los niveles de glucosa y, por lo tanto, en el suministro de energía en el cuerpo.

Alanina en los alimentos

Las buenas fuentes de alanina son la carne, las aves, los huevos, los productos lácteos y el pescado. Algunos alimentos vegetales ricos en proteínas como el aguacate también proporcionan altas dosis. 

0/5 (0 Reviews)
error: Content is protected !!