Saltar al contenido
Supervitaminas

¿Qué beneficios tiene el Omega-3 para el cerebro?

junio 24, 2019
omega 3 y alzheimer

Además de sus múltiples propiedades, el aceite de pescado Omega-3 también tiene un impacto increíble en el cerebro, especialmente cuando se trata de pérdida de memoria leve y depresión.

No debemos olvidar que el 60% de nuestro cerebro contiene grasa. Por este motivo, no es de extrañar que el Omega 3 influya en su desarrollo, dado que contiene principalmente dos tipos de ácidos grasos: el ácido eicosapentaenoico (EPA) y el ácido docosahexaenoico (DHA), que son bien conocidos por sus beneficios para la salud del corazón y la piel.

Este artículo actualiza la investigación sobre cómo los ácidos grasos omega-3 en el aceite de pescado pueden afectar a tu cerebro y salud mental.

¿Cómo afectan al cerebro los aceites de pescado omega-3?

Los ácidos grasos omega-3 EPA y DHA son críticos para el funcionamiento y desarrollo normal del cerebro en todas las etapas de la vida.

La EPA y el DHA parecen tener un papel importante en el desarrollo del cerebro del bebé. De hecho, varios estudios han relacionado el consumo de aceite de pescado por parte de las mujeres embarazadas con puntuaciones más altas para sus hijos en pruebas de inteligencia y función cerebral en la primera parte de la infancia.

Estos ácidos grasos también son vitales para el mantenimiento de la función cerebral normal durante toda la vida. Son abundantes en las membranas celulares de las células cerebrales, preservando su salud y facilitando la comunicación entre las células cerebrales.

En los adultos mayores, los niveles más bajos de DHA en la sangre se han asociado con un menor tamaño cerebral, un signo evidente de envejecimiento cerebral acelerado. Además, ha quedado demostrado que, cuando los animales son alimentados con dietas sin ácidos grasos omega-3, la cantidad de DHA en sus cerebros disminuye, y tienden a experimentar déficits en el aprendizaje y la memoria.

Por lo tanto, resulta muy importante asegurarse de obtener suficientes ácidos grasos omega-3 para evitar algunos de estos efectos perjudiciales sobre la función cerebral y su desarrollo.

Descubre las 5 mejores marcas de Omega 3 del mercado. Analizamos sus características y resultados.

Omega 3 y Alzheimer

Como hemos visto, los ácidos grasos omega-3 que se encuentran en el aceite de pescado juegan un papel importante en la función cerebral y el desarrollo. También se afirma que el aceite de pescado puede mejorar la función cerebral en personas con problemas de memoria, como las que padecen la enfermedad de Alzheimer u otros trastornos cognitivos.

La enfermedad de Alzheimer es el tipo más común de demencia y afecta la función cerebral y la calidad de vida de millones de adultos mayores. Encontrar un suplemento que pudiera mejorar la función cerebral en esta población sería un descubrimiento importante que cambiaría sus vidas y las de sus familias.

Desafortunadamente, las investigaciones realizadas no han encontrado evidencias convincentes de que los suplementos de omega-3 mejoren la función cerebral en personas con enfermedad de Alzheimer.

Varios estudios han sugerido, sin embargo, que tomar suplementos de aceite de pescado puede mejorar la función cerebral en personas con tipos más leves de pérdida de memoria como el deterioro cognitivo leve (DCL) o el deterioro cognitivo relacionado con la edad. Estos tipos de afecciones no son tan graves como la enfermedad de Alzheimer, pero aún así provocan pérdida de memoria y, a veces, otros tipos de deterioros.

Un estudio administró a 485 adultos mayores con deterioro cognitivo relacionado con la edad 900 mg de DHA o un placebo todos los días. Después de 24 semanas, aquellos pacientes que tomaban DHA se desempeñaron mejor en las pruebas de memoria y aprendizaje (13Trusted Source).

Del mismo modo, otro estudio investigó los efectos de tomar diariamente y durante 6 meses un total de 1.8 gramos de omega-3, con suplementos de aceite de pescado. Los investigadores encontraron mejoras en la función cerebral en personas con DCL, pero no beneficios para aquellos con enfermedad de Alzheimer.

Con base en esta investigación, parece que este tipo de ácidos grasos pueden ser más beneficiosos en las primeras etapas del declive de la función cerebral.

RESUMEN
Los estudios muestran que el aceite de pescado no mejora la función cerebral en personas con enfermedad de Alzheimer. Sin embargo, las investigaciones sugieren que las personas con DCL o con disminuciones leves de la función cerebral sí mejoran con su consumo.

¿Puede mejorar la depresión?

Encontrar tratamientos para la depresión y otros trastornos de salud mental sigue siendo una prioridad de salud pública, y es probable que aumente el deseo de intervenciones no médicas para mejorar los síntomas.

Durante mucho tiempo se ha pensado que el aceite de pescado está relacionado con mejoras en la salud mental, pero ¿refuerza la investigación esta afirmación?

Una revisión reciente de estudios clínicos ha concluido que, efectivamente, tomar suplementos de aceite de pescado mejoró los síntomas depresivos en personas con depresión, con efectos comparables a los de los medicamentos antidepresivos. Sin embargo, las mayores mejorías ocurrieron en personas que también estaban tomando antidepresivos. Además, se vieron mayores efectos cuando el suplemento de aceite de pescado contenía dosis más altas de EPA.

Todavía no está tan claro como nos gustaría conocer el proceso mediante el que los ácidos EPA y los omega-3 mejoran los síntomas depresivos. Los investigadores sí han informado que podría estar relacionado con sus efectos sobre los receptores de serotonina en el cerebro. Otros han propuesto que podrían mejorar los síntomas mediante efectos antiinflamatorios.

Evidencias adicionales sugieren que el aceite de pescado puede mejorar otras condiciones de salud mental, como por ejemplo el trastorno límite de la personalidad (DLP o ‘borderline’) y el trastorno bipolarSin embargo, se necesita más investigación en profundidad antes de que la comunidad médica pueda hacer recomendaciones definitivas.

RESUMEN
Los suplementos de aceite de pescado, especialmente aquellos que contienen cantidades más altas de EPA, pueden mejorar los síntomas depresivos en personas con depresión. Parecen tener los mayores efectos en aquellos que ya están tomando medicamentos antidepresivos.

¿Cómo afecta al cerebro de las personas sanas?

¿Y si no tenemos ningún problema de tipo cerebral?, ¿qué ocurriría?, ¿mejorarían nuestras funciones asociadas a este órgano vital? Son las preguntas que nos hacemos y que hemos trasladado a los expertos.

Lo que está claro es que ya existen estudios observacionales que reportan que comer más ácidos grasos omega-3 de pescado está significativamente relacionado con una mejor función cerebral. Sin embargo, estos estudios no pueden probar causa y efecto.

De hecho, la mayoría de los estudios controlados de mayor calidad están de acuerdo en que complementar con omega-3 del aceite de pescado no parece mejorar la función cerebral en individuos sanos sin problemas de memoria. Lo demostró un estudio a 159 adultos jóvenes, que tomaron suplementos de 1 gramo de aceite de pescado al día y no mejoraron en sus funciones cerebrales, siempre en comparación con quienes tomaron un placebo.

RESUMEN
Los estudios clínicos han demostrado que las personas sanas con una función cerebral normal no mejoraron su función cerebral después de tomar suplementos de aceite de pescado. Aunque también es verdad que el Omega 3 sí tiene otros muchos beneficios.

¿Debería tomar aceite de pescado para el cerebro?

Seamos claros y didácticos. En base a las mejores investigaciones disponibles, y en lo que se refiere a las funciones cerebrales, podríamos considerar tomar aceite de pescado si hemos experimentado una leve disminución en la función cerebral o ha sido diagnosticado con depresión.

Pueden existir otras razones de salud para tomar estos suplementos, pero estos dos grupos de personas probablemente verán los mayores beneficios en lo que respecta al cerebro y la salud mental.

En qué cantidad

No hay recomendaciones oficiales con respecto a la cantidad que se debe tomar para ver los beneficios. Las cantidades utilizadas en la investigación varían de un estudio a otro.

Como norma general, las Autoridades Sanitarias de los Estados Unidos han establecido un límite máximo seguro para la ingesta de suplementos de ácidos grasos omega-3 de 3.000 mg al día. Por su parte, la Unión Europea ha establecido su recomendación un poco más alta, en 5.000 mg al día.

Tomar 1.000-2.000 mg de ácidos grasos omega-3 del aceite de pescado cada día es probablemente un buen punto de partida. Es muy importante leer cuidadosamente las etiquetas cuando se evalúan los diferentes distribuidores. Una cápsula de 1,000 mg de aceite de pescado puede contener menos de 500 mg de ácidos grasos omega-3 reales, pero esto variará de una marca a otra. Además, las personas con depresión deben elegir suplementos de aceite de pescado con cantidades más altas de EPA.

Precauciones

Debido a sus efectos potenciales sobre la coagulación de la sangre, debe avisar a su médico si usted está tomando medicamentos anticoagulantes o se va a someter a una cirugía.

Conclusiones

  • El EPA y el DHA son ácidos grasos omega-3 del aceite de pescado que son vitales para el funcionamiento y desarrollo normal del cerebro.
  • Las personas con depresión o una leve disminución en la función cerebral deben considerar tomar omega-3 del aceite de pescado, ya que pueden ver mejorías en sus síntomas y en la función cerebral.
  • Desafortunadamente, la investigación ha demostrado que no tiene efectos en las personas con una función cerebral normal o en aquellas con enfermedad de Alzheimer.
  • Tomar 1.000-2.000 mg de ácidos grasos omega-3 por día puede ser un buen punto de partida. Su dosis diaria no debe exceder los 3,000 mg.
  • Aunque el aceite de pescado es típicamente elogiado por sus beneficios para la salud del corazón, también tiene efectos increíbles en el cerebro y la salud mental que merecen atención.

Fuentes informativas

Para la elaboración de esta información hemos extraído información oficial y estudios científicamente rigurosos procedentes de las siguientes fuentes:

error: Content is protected !!